Tratamiento Quirúrgico de la Calvicie

Slide background

Intervenciones

Dr. Cristino Suárez

Tratamiento Quirúrgico de la Calvicie

Tratamiento Quirúrgico de la Calvicie

La calvicie es un proceso causado, de forma combinada, por varios factores entre los que se encuentran la edad, cambios hormonales y predisposición genética. El trasplante de pelo es sólo una de las múltiples técnicas con las que se puede tratar la calvicie, debe entender no obstante, que ningún tratamiento detiene definitivamente la futura caída del pelo.

Los mejores candidatos para la cirugía

La cirugía de la calvicie puede mejorar su imagen y su autoestima pero no necesariamente se acercará a su ideal o cambiará la imagen que los demás tienen de Ud. Es importante que entienda que cualquier tipo de cirugía de calvicie utiliza su remanente de pelo. Los mejores candidatos son los pacientes que presentan un crecimiento de pelo adecuado, y en cantidad suficiente, en la zona de la nuca y sus laterales, que servirán como zonas donantes. Es importante que entienda que ningún tipo de cirugía le devolverá el aspecto que tenía antes de comenzar la calvicie.

Microinjerto de pelo. Trasplante de Unidades Foliculares

Todas las variantes de trasplante de pelo tienen en común el trasladar folículos pilosos desde la zona de la nuca a la zona de calvicie que se desea tratar basándose en la “dominancia donante”. El pelo situado en la zona trasera de la cabeza (la que queda entre las dos orejas y atraviesa la nuca) es genéticamente resistente a la caída y mantendrá también esta resistencia una vez trasplantado a la zona con calvicie. La misma filosofía se emplea tanto en hombres como en mujeres.

Los mejores candidatos para un trasplante de pelo son aquellos pacientes que no presentan enfermedades de base importantes y con expectativas realistas sobre los resultados que se pueden obtener. Deberán tener un área donante de suficiente amplitud y densidad como para poder tratar el área de la calvicie.

Tipos de injertos

  • Unidad folicular: se compone de uno a cuatro folículos pilosos con su aporte sanguíneo, músculo y glándula sebácea correspondiente.
  • Microinjerto: porción de cuero cabelludo de 1 ó 2 pelos. No necesariamente deben provenir de una unidad folicular. Se emplean sobre todo para “rehacer” las primeras líneas en los trasplantes, porque dan poca densidad final. Los injertos de un pelo también se emplean en los trasplantes de cejas y pubis.
  • Miniinjerto: se trata de una porción de cuero cabelludo que con- tiene de 4 a 6 ó más pelos. En la actualidad no suele emplearse porque estéticamente no es aceptable.

La primera parte del procedimiento supone la extracción, de la zona donante, del segmento de cuero cabelludo que contendrá los folículos a trasplantar. Con una densidad media este segmento suele tener unos II a 13 cms. de longitud por 1 al ,5 cms. de anchura para obtener unos 1500 a 2000 pelos. Obviamente el tamaño del segmento será mayor o menor en función del número final de pelos o unidades foliculares que se quieran trasplantar. El defecto resultante se cerrará con una sutura y la herida quedará escondida dentro de su propio pelo.

La segunda parte de la operación consiste en ir separando, del segmento de cuero cabelludo extraído, los rnicroinjertos y unidades foliculares. Los rnicroinjertos de uno y dos pelos se insertan en las primeras líneas, creando una zona sinuosa y de transición hacia la región con más densidad que estará por detrás. Posterior a las primeras líneas se implantarán los rnicroinjertos y unidades foliculares para espesar la zona receptora hasta completar la sesión. Al terminar la sesión se coloca un vendaje suave que previene el manchado del paciente y protege los injertos de posibles traumatismos en las primeras 12 horas, tiempo en el cual se fijan. Toda la operación se realiza con anestesia local con o sin sedación y no requiere ingreso hospitalario.

Lo habitual es que a partir de los tres meses comience a aparecer el pelo trasplantado. Este pelo crecerá a la velocidad normal y podrá ser cortado o teñido sin problemas. La calvicie es un proceso evolutivo y aunque por el momento sólo necesite una sesión para cubrir expectativas, es posible que más adelante necesite más sesiones para mantener los resultados.

Reducciones de cuero cabelludo

La reducción de cuero cabelludo es una intervención encaminada a la extirpación directa de la zona de calvicie. En función del plan que se haya realizado puede hacerse con anestesia local o general y no necesita ingreso hospitalario. Las cicatrices finales pueden tener formas variadas según qué técnica se haya empleado; forma de “U” o herradura y la forma de “Y” invertida son las más frecuentes. La elasticidad del cuero cabelludo determinará qué cantidad de cuero cabelludo puede extirparse de una sola vez.

Expansores y colgajos

Los expansores son bolsas de silicona que se implantan bajo la piel y al rellenarse con suero producen un estiramiento de la piel. El excedente de piel que se consigue se emplea para cubrir defectos variados. En el caso de la calvicie de origen traumático se colocan debajo del cuero cabelludo cercano a la calva; en el caso de la calvicie androgenética se colocan en toda la zona donante potencial que existe en el cuero cabelludo. Con el excedente de cuero cabelludo que se consigue se pueden cubrir grandes áreas de una sola vez.

Los colgajos son porciones de piel unidas por un extremo (como una península) al resto del cuerpo por el cual reciben aporte de sangre para vivir. En la cirugía de calvicie se han empleado para crear una primera línea muy densa en un solo tiempo.

Tratamientos especiales

Cejas: El trasplante de pelo es muy efectivo en estos casos y bien planeado ofrece muy buenos resultados. La zona donante de los injertos debe estar situada en áreas cercanas a la implantación de la nuca para asegurar que la textura y longitud final de crecimiento se parezcan lo más posible al de una ceja natural.

Pestañas: La filosofía es parecida a la del tratamiento de cejas con la diferencia que con unos 8 a 10 pelos por pestaña suele ser suficiente para obtener un resultado aceptable. Esta es sin duda la modalidad de trasplante que puede dar más problemas en el postoperatorio por la formación de quistes, la dirección aberrante que en ocasiones toman los pelos o por las molestias crónicas que a veces producen.

Pubis: Se trata de una zona muy agradecida para los trasplantes de pelo. La metódica es similar a la que se realiza con los casos de alopecia androgénica. Los microinjertos y unidades foliculares se toman también de áreas seleccionadas de la cabeza y se colocan según la orientación y distribución que tienen habitualmente en esta región.

El Postoperatorio

La evolución y los cuidados postoperatorios varían bastante de un procedimiento a otro. Los trasplantes de pelo y las reducciones de cuero cabelludo habitualmente permiten una actividad normal en 24 a 48 horas. En los trasplantes de pelo se forman pequeñas costritas (una por cada unidad folicular trasplantada) que tardan en caer unos siete a diez días sin dejar ninguna señal. En el caso de las reducciones, la cicatriz resultante suele tardar en blanquear varios meses que- dando siempre camuflada por la línea del pelo. En todos los casos es importante no realizar ejercicios bruscos y deporte al menos en dos o tres semanas para evitar complicaciones. Las revisiones periódicas son importantes y aconsejables para evaluar que el crecimiento del pelo es el adecuado y que la cicatrización es correcta. El pelo trasplantado tardará de seis a doce semanas en aparecer y suele crecer a una velocidad de un centímetro por mes.

Debe entender que tratar una calvicie de forma adecuada y con buenos resultados estéticos necesitará varios procedimientos y algo de paciencia por su parte. El beneficio que obtendrá si sigue el programa que se le aconseje es un pelo definitivo que no se caerá y como mucho, mínimos retoques en caso de que su calvicie continúe avanzando.